Cumpleaños de funcionario público y otras cosas

20150513-IMG 5382w

La celebración del cumpleaños del director de la Ugel Pacasmayo, Leoncio Alcántara Ponce, el jueves 11, ha sido algo muy comentado entre el magisterio pacasmayino. Ya se sabía desde días antes que, desde la propia Ugel, se estaba organizando dicha celebración. Circularon tarjetas de “invitación”, entre los directores de las instituciones educativas, por un valor de 30 nuevos soles. Para el efecto se habría empleado personal y movilidad de la entidad para movilizar a los supuestos organizadores. La fiesta fue en Huerta Valderrama, en San Pedro de Lloc.

Todo el mundo tiene derecho a celebrar su cumpleaños y a invitar a sus amigos. Eso a nadie se le puede prohibir. Quien quiere celebrar la fecha de su nacimiento, organiza su propia fiesta, la financia e invita. El que quiere celeste, que le cueste. En el caso materia de comentario ha sido una fiesta para agasajar a un funcionario que tiene poco tiempo en el cargo. La celebración, en consecuencia, ha costado a los invitados que han tenido que poner de sus bolsillos para una celebración ajena. Hemos recibido llamadas telefónicas anónimas censurando el precio cobrado de 30 soles, y por la forma cómo se ha actuado.

Para ser claros, si resultase cierto, que personal y movilidad de la Ugel se empleó en la organización, en su etapa previa y en su ejecución, amerita una intervención del Control Interno y de la propia gerencia regional. Que se sepa, a ningún director de Ugel- Pacasmayo, anterior al actual se le hizo una celebración de esta dimensión.

La culpa en todo esto no es solo del dueño del santo o de los organizadores. La culpa es de quienes aceptaron la “invitación”. A nadie se le puede obligar –aunque sea el jefe máximo del sector- a sumarse a una celebración en contra de su voluntad. Los directores de instituciones educativas, que acudieron, deben haberlo hecho por su libre voluntad, teniendo amistad, o sin tenerla, con el agasajado. Las explicaciones son obvias en ambos casos. También toca aprender a expresar opinión de frente y sin medias tintas, con mayor en el sector educación, donde tanta falta hace aprender a ejercer deberes y derechos.

El cuestionamiento, reiteramos, resulta procedente si es que en realidad se empleó personal y logística de la Ugel. Eso estaría mal y debe, en todo caso, investigarse para determinar si es cierto o falso. Otro detalle que ha circulado es que mientras a los directores y profesores ajenos a la Ugel se les cobró 30 soles, para el personal de la institución hubo una rebajita, solo tuvieron que aportar 20 soles.

¿Alguno de los descontentos, que se ha quejado después de ir a la fiesta, se atrevió a cuestionar el pago? ¿O se atrevió a decir: No gracias? Es hora de aprender a enfrentar y dar la cara. No vengan con que hay venganzas, luego. Quien no la debe, no la teme. Ahora si se trata de apañarse entre todos, eso es otra cosa.

Vamos a otra cosa. Están circulando versiones preocupantes en algunas municipalidades. Creerlas o no es la cuestión. El asunto está en que sabiendo el grado de corrupción que ha infestado el aparato público, nada se puede descartar. Se comenta, por ejemplo, que una persona responsable de manejo presupuestario de una municipalidad habría planteado a una persona con llegada a los trabajadores, si quieren que se les considere el pago de sus deudas el próximo año, que cada uno se “matricule” pagando 20 soles por cabeza. ¿Qué diría San Pedro a quien Jesús le encomendó las llaves de las puertas del cielo?

En otra municipalidad se comenta de hechos similares. A un trabajador que está para jubilarse, se le habría pedido un porcentaje de lo que le corresponde al retirarse, para hacerle el trámite. Eso se llama corrupción, los servidores públicos están precisamente para servir y no aprovecharse. El pedido habría sido de 5 mil soles. Si eso es cierto, habría que colocar a ese mal empleado en medio del mar de Pacasmayo a sol y sereno para castigarlo.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe