San Pedro de Lloc  |  

Atilas del INPE Arrasan San Pedro

Atilas del INPE Arrasan con San Pedro

Ilustración por Jun Luo para UNDiario

Una cosa es ser ciego y otra hacerse el ciego, el sordo, el mudo para dejar que se pisotee la autoridad. Eso es lo que pasa en San Pedro de Lloc, la tierra de mis queridos lagartijeros, de músicos, de pirotécnicos, de tamaleras y del famoso pellón sampedrano, que se paseó por muchos países del mundo. El alcalde don Roland Aldea Huamán y sus funcionarios bien pudieron fajarse los pantalones para evitar que el INPE se burle de su autoridad, y de yapa de los vecinos. Yo saco la cara por los de a pie porque soy parte de ellos. Me saca roncha que se rían en mis narices, se burlen de mis autoridades y de mi ciudad. Si las autoridades no se quieren hacer respetar, es cuestión de autoestima. Bueno pues nosotros los moradores piteamos por nuestra dignidad y exigimos que quienes elegimos como nuestros representantes saquen la cara por nuestros derechos.

Vamos por partes y cucharadas. El INPE, que en buen cristiano se llama Instituto Nacional Penitenciario, un organismo del Ministerio de Justicia, ha hecho tabla rasa de reglamentos. Sus representantes, por lo menos en esta provincia, no se han esmerado por respetar la ley ni la justicia. En mi San Pedro de Lloc están obrando como en la chacra de un vecino que juega a hacerse el ciego para dejar que lo atropellen y ofendan a toda una comunidad, y una provincia. El INPE tenía que haber tramitado autorización para las remodelaciones que viene haciendo en el antiguo local de la cárcel, pero no lo ha hecho. Y tampoco ha informado oficialmente sobre la cárcel con mayor capacidad que pretende reabrir.

El INPE tenía que haber tramitado autorización para las remodelaciones que viene haciendo.

Mandó a varias gentes, seguro a través de un contratista; de la noche a la mañana llegaron, comenzaron a modificar la fachada, derruir toda la parte posterior, trabajar en el interior y en la parte delantera colocaron una enorme armazón de metal que ocupa parte de lo que debe ser la vereda. Allí está el armatoste sobresaliendo del resto de las casas, muestra una tremenda nariz como si quisiese oler en la casa de los vecinos. Están haciendo lo que les viene en gana. ¿Y…?

Sí pues, ¿y…? El alcalde, los regidores y los funcionarios parecen estar pintados. Se han contentado con las cartitas enviadas y que no han tenido respuesta. Como enamorados despechados, y templados hasta el cogote, han seguido flirteando rogando que les respondan las cartitas de amor. Un alcalde que siente amor por su pueblo y que se estima como autoridad, no puede permitir que lo traten como a un enfermo de amores. Por más entidad del Estado que sea, el INPE y sus funcionarios no pueden obrar como atilas, arrasando con todo procedimiento. Lo hacen porque la autoridad pretende jugar a hacerse la cieguita. Con eso permite que se mofen en sus narices. Hoy lo hace el INPE, mañana vendrá alguien más y lo hará peor. ¡Pobre San Pedro de Lloc! De su orgulloso pasado, de sus hombres y mujeres que supieron hacerse respetar y hacer respetar su ciudad, no queda ni la sombra.

Por más entidad del Estado que sea, el INPE y sus funcionarios no pueden obrar como atilas.

¿Por qué las autoridades municipales no paralizan una obra que no tiene permiso? ¿Por qué no se ha pedido que intervenga Defensa Civil desde el inicio, cuando la obra no tenía cerco apropiado para una construcción e incluso se produjo un derrumbe en la pared del perímetro? ¿Por qué se dejan gilear aceptando lo que el jefe regional del INPE les dice: que le comunicó al anterior alcalde? Para salir de dudas, hagan buscar esa supuesta comunicación en los archivos para ver si es cierto. O pidan el cargo que supuestamente debe tener el INPE. Por último, aunque hubieran comunicado, esa obra no tiene licencia de construcción y los ciudadanos rechazan la instalación de una cárcel en el corazón de la ciudad capital de Pacasmayo. No permitan que se burlen así de los ciudadanos. Obliguen a que esa entidad del Estado, el INPE, que de yapa es parte del Ministerio de Justicia obre como debe ser, con respeto por la ley.

Averigüen cómo actuaron las autoridades y los habitantes de Picsi. Aprendan de los ejemplos que hacen respetar la dignidad y el buen nombre de su ciudad que es como hacer respetar el honor de la familia.

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe