¡Ay, taitita! ¿Por qué eres abusivo?

vigilante-vF

Ilustración por Jun Luo para UNDiario

Ay taitita, los ronderos del sector El Molino, se pasaron de abusivos y cobardes. Lo malito está en que se les ha dejado, porque según varios testimonios ya venían cometiendo abuso y medio desde el 2014. Como casi nadie piteó, y los pobres paleados se quedaron bien sonados sin tener culpa alguna, los ronderos se han creído con licencia para actuar a lo pistolero, haciendo añicos la ley y burlándose de todititas nuestras autoridades. Parece que las autoridades hasta miedo les tienen.

Recontra malo, porque autoridad que no sabe fajarse los pantalones para cuadrar a todos sus gobernados por igual, está pintada. Y de pinturas estamos hasta la coronilla. De nada sirven, mejor que declaren su incapacidad, hagan sus maletas y alas y buen viento. No puede ser que se torture de ese modo a las personas, que se secuestre y golpee a inocentes. Que encima lo hagan en las narices de todos, a pesar de las denuncias que ya existen en la fiscalía y en la policía. Pero a los fulanos no les pasa nada.

¿A usted le gustaría que le fajen a su hijo porque fue a ver a la enamorada y se le hizo tarde?

Algunos aplauden a rabiar a los ronderos y los alientan a seguir en lo mismo porque dicen que está muy bien, que los ronderos han hecho entrar en vereda a la gente, que es la única forma de poner orden, porque los peruchos no aprendemos mientras no nos suenan. A ellos les pregunto: ¿A usted le gustaría que le fajen a su hijo porque se pasó una tranquera o porque fue a ver a la enamorada y se le hizo tarde? El día que vea a su hijo con moretones por todo el cuerpo y quejándose por no poder mover ni un dedo, ese día, cuéntenos si sigue pensando igual. La ley es la ley y está hecha para respetarla.

Nuestra querida ciudad Guadalupe parece declarada en estado de sitio, por “mandato rondero". Nadie puede circular libremente en horas de la noche. Pobre del que lo haga, ni siquiera le piden papeles, de frente lo cuadran. Y encima andan encapuchados, cual delincuentes. Porque quién más esconde su rostro, sino un delincuente, o un cobarde. De nada sirve identificarse, ni indicar lugar de trabajo. Manan canchu, no entran en razones. Bonita autoridad que se esconde en una máscara. Así intervienen y palean a su gusto. Pa'su macho. Eso sí que está malote.

Hemos visto cuerpos moreteados por la paliza que aplicaron. Eso es terrible.

Estos fulanos abusivos que han usurpado el nombre de los verdaderos ronderos han violado la ley. Parece que son hinchas de esa ranchera que dice: "sigo siendo el rey". Pero reyes así no se quieren porque pueden terminar en la cana. Ni siquiera a los delincuentes pueden castigar por propia mano; deben detenerlos y entregarlos a la autoridad. Pero estos tíos han tirado látigo a lo bestia a gente inocente, gente con trabajo conocido. Hemos visto cuerpos moreteados por la paliza que aplicaron. Eso es terrible.

A esos mal llamados ronderos, ¿les gustaría que los cataneen en esa forma?, ¿Qué dirían si la paliza la recibe uno de sus familiares? Segurito que no les gusta. Nadie tiene derecho a secuestrar, ni golpear a nadie. Eso es ilegal. Los dizque ronderos, abusivos, sepan que están incurriendo en delitos de secuestro, tortura y tenencia ilegal de armas de fuego. Y por ello pueden terminar en la cana; sin hablar de las responsabilidades que van a alcanzar a quienes deben supervisarlos y se están haciendo los locos. Si los ronderos dicen que hay pillos infiltrados en sus filas. Sáquenlos pues, y llévenlos a la justicia. Así se debe actuar y no como en la época de la caverna.

Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe